octubre 21, 2020

¡Prevención del riesgo, para evitar enfermedades y vivir más saludable!

Por : Ani Nuñez

Conociendo los factores de riesgo y la forma de prevenirlos

El estudio de los procesos que conservan la salud y previenen las enfermedades se ha encaminado a una nueva perspectiva. La de los factores de riesgo. Esta considera que las exposiciones a estilos de vida y ambientes perjudiciales se van acumulando a lo largo de la vida, aumentando el riesgo de enfermar y morir prematuramente. Estas exposiciones son favorecidas por las grandes diferencias sociales que existen en nuestros países, que muchas veces se reflejan en la falta de oportunidad y de servicios de salud de calidad.

 

Los estilos de vida y ambientes perjudiciales representan factores de riesgo que pueden afectar la salud de las personas en diferentes etapas de sus vidas, desde la primera niñez, la edad escolar, la adolescencia, las edades productivas y reproductivas, hasta la existencia como adulto mayor. En cada una de estas etapas ocurren riesgos inherentes a las mismas, que se pueden evitar implementando intervenciones preventivas, diseñadas de acuerdo con el tipo de riesgo.

Los riesgos que afectan la salud de las personas han existido a lo largo de toda la historia de la vida humana, pero en los últimos años, estos están aumentado o se han intensificado en muchos países, por lo que el estudio de la conservación de la salud y de prevención de enfermedades debe enfocarse en la medición de las amenazas que representan estos factores de riesgo para la salud humana.

Un riesgo es la probabilidad de que un determinado evento ocurra en un tiempo y espacio particular, causando daño a una o varios individuos que se exponen a ese evento o circunstancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define un factor de riesgo como cualquier rasgo, característica o exposición de un individuo que aumente su probabilidad de sufrir una enfermedad o lesión.

Existen también factores condicionantes que aumentan la probabilidad de que ocurra el riesgo, estas condiciones pueden ser del entorno donde se desarrolla el individuo o por su conducta o estilo de vida.

Las OMS ha señalado importantes factores de riesgos que de ser evitados pueden ayudar al individuo a mantener una vida más saludable, evitando la aparición de enfermedades o daños a la salud.

Los factores que producen daños a la salud se presentan en cadenas, que pueden causar un impacto negativo de manera inmediata o a largo plazo. Por ejemplo, el consumo excesivo de alcohol puede influir en el desarrollo de enfermedades y eventos como el aumento de los accidentes de tránsito, la violencia intrafamiliar, cáncer de hígado, cárcel de páncreas, cardiopatía coronaria y otros.

Dependiendo del tipo riesgos se deben diseñan intervenciones dirigidas a prevenir las situaciones que pueden producir enfermedades o daños a la salud.

A continuación se exponen algunos ejemplos.

Las intervenciones dirigidas a fumadores en miras de disminuir el número de cigarrillo que diariamente fuman, o que inducen a dejar de fumar; ayudará a prevenir el cáncer de pulmón.

Una dieta saludable, ayudará a evitar enfermedades crónicas, como las diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y los cánceres. Medidas sencillas, que orienta a individuos para que disminuya el consumo de azúcar, de sal, de grasas especialmente las grasas saturadas y las grasas trans de producción industrial, y que aumente el consumo de frutas, vegetales, verduras, en todas sus comidas; contribuyen a mantener la salud.

Conducir de manera responsable y no ingerir alcohol mientras lo hace, es una forma de evitar accidentes de tránsito, preservar su propia vida y las de quienes acompañen y los que se encuentren transitando.

Los factores de riesgo por sí solo no son las causa de los problemas de salud, pero estos contribuyen con su aparición, porque al asociarse con otros eventos con frecuencia permiten el desarrollo de las enfermedades. No obstante, los factores de riesgo pueden ser modificados con medidas que han demostrado ser eficaces dependiendo de la naturaleza del factor de riesgo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *